Nuevos

Saber acerca de las actualizaciones del mercado

Negociar el precio de compra de tu casa.

Si estás decidido a realizar la compra de una casa ahora te preguntarás si se podría negociar el precio de la vivienda. La respuesta es sí, siempre y cuando cuentes con la información básica que usan los Asesores inmobiliarios  Para saber cuánto debes ofrecer, tienes que considerar estos cinco factores:

Cuánto tiempo tiene la propiedad anunciada. Entre más tiempo esté a la venta, la posibilidad de negociar es mayor. Esta regla aplica tanto para casas de segunda mano como nuevas; pregunta a la agencia inmobiliaria o investiga en Internet.

Toma como referencia que una propiedad en buenas condiciones y con el precio correcto, tiene un periodo de venta entre ocho y diez meses.

Razones de venta. Si se trata de una vivienda de segunda mano, durante tu visita a la propiedad indaga sobre el motivo de la venta. Mientras más información obtengas, estarás en mejor posición para negociar. Detecta oportunidades.

Cuál es el precio promedio en la zona. Investiga el precio de propiedades similares en cuanto a dimensiones, edad del inmueble y ubicación. Detectarás fácilmente si la vivienda de tu interés es una buena oportunidad.

Financiación. Sobre todo en nuevas propiedades, el desarrollador puede ofrecerte atractivos planes de financiación para el enganche. En este caso, no valdría la pena ponerse quisquilloso sobre un pequeño incremento en el precio de la casa.

El equipamiento. Instalaciones de aire acondicionado, calefacción, lavavajillas o secadoras le agregan costo a la propiedad, pero para determinar si el precio es justo, inspecciónalo y determines si cubre tus necesidades o si vas a tener que reemplazarlo por algo de mayor capacidad.

En casas nuevas lo mejor es pagar el equipamiento por separado y no incluirlo en la hipoteca. Una lavadora financiada a 15 años resultará mucho más cara.

Verifica que todo el equipo y mobiliario incluido en el precio de la casa, quede listado en el contrato de compra-venta.

Las condiciones del inmueble. Investiga qué tipo de materiales se utilizaron para la instalación hidráulica o eléctrica y determinar cuánto les queda de vida útil, así como su buen funcionamiento.

Si existen daños mayores en columnas, losas o vigas, lo mejor es que busques otra propiedad. Comprar para reconstruir no siempre es la mejor opción, a menos que el pecio lo justifique. La negociación del precio final por reparaciones, debe basarse en un presupuesto.

Es probable que el vendedor te proponga hacer ciertas reparaciones, con el fin de no disminuir el precio. En este caso, asegúrate que el acuerdo quede estipulado en el contrato de compra-venta y sugiere que éstas sean hechas por contratistas seleccionados por ambos y bajo tu supervisión.

¿Cuál es el precio justo?
Negociar el precio en casas o apartamento usados se considera normal. En promedio el margen de negociación puede ser hasta 5%, siempre y cuando la propiedad esté en condiciones óptimas de mantenimiento.

En aquellos casos donde la propiedad requiere una remodelación importante, el precio puede negociarse lo suficiente para cubrir los gastos de dicha renovación. De ahí la importancia de que un profesional evalúe el inmueble.
En el caso de las nuevas propiedades, la rebaja de precios aplica principalmente en tres casos:

Descuento financiero: Se refiere al pago extra por encima del plan que el desarrollador te pide. Por ejemplo, si el esquema es aportar 15% de enganche, 15% diferido a mensualidades y el resto a pagar a la entrega de la propiedad, cualquier propuesta que mejore esto, es susceptible a algún descuento.

Otra alternativa donde también es posible negociar, es en pago de contado.

Casas o pisos piloto: En estos casos se pueden lograr reducciones de precios, debido a que ésta propiedad es la última por venderse, y aunque nadie ha vivido en ella tiene cierto uso debido a los visitantes.

Preventa: Puedes obtener precios entre 15% y 30% más bajos que los de la obra terminada, así como la posibilidad de diferir el pago del enganche. El descuento en el precio depende del momento en que el comprador llega a la obra. El más alto, de 30% en promedio, lo obtienes si comienzas a pagar el enganche en la fase de cimentación. Desde luego, también implicará más tiempo de espera antes de poder habitar tu nueva vivienda.

Haz tu oferta.
Tu primera oferta debe ser más baja que tu límite máximo.    Una vez propuesta, el vendedor deberá responderte en un periodo no mayor a tres días.

En caso de que tu oferta sea aceptada, deberán elaborar el contrato de compra-venta lo antes posible donde se estipule el precio final.

Recuerda que no debes dar ningún anticipo sin un contrato firmado de por medio. Si tu oferta fue rechazada, pero el vendedor te presenta una contraoferta, no te presiones en dar una respuesta, tómate un par de días para analizarla, haz cuentas y define si es momento de cerrar el trato.

Ten paciencia, la mayor parte de los acuerdos se logran después de varias ofertas y contra-ofertas.

Negociar no es imposible si se tiene la información adecuada a la mano, y para eso se requiere hacer investigación y análisis antes de siquiera poner una oferta sobre la mesa. El tiempo invertido en este proceso, a la larga puede significar un ahorro significativo.
Tu Asesor Inmobiliario Pastora Tovar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »